Pacheco
Aritz & Jon Plágaro

Aritz & Jon Plágaro

Artístas en Plágaros

¿Qué os inspira? ¿Cómo es el proceso de traducción de lo que os inspira a la canción final? ¿Cómo es ese proceso creativo?

Carta a Susana, Escaldes-Engordany, Andorra

Hola Susana,

Nos ha encantado tu pregunta, aunque antes de saltar a responderla, nos gustaría hablar brevemente sobre el extraño significado que tiene la palabra ‘inspiración’ para muchas personas hoy en día y lo que esta palabra significa para nosotros. Queremos matizar esto debido a que en nuestros primeros años de composición este significado nos llegó a confundir e incluso a causar problemas al buscar inspiración en lugares que no pertenecían a uno mismo. Cuando nos dejamos llevar por la creencia generalizada de que la inspiración era algo anárquico e incontrolable que surgía ante unos pocos caída de los cielos, precisamente se convirtió en eso, algo anárquico e incontrolable. Quizá a alguien le funcione la inspiración divina. A Plágaros nos parece divino trabajar y tener la mentalidad abierta (en el sentido más infantil que se pueda extraer de esas palabras) para llegar a la idea final. La razón de que el grifo no deje de dar agua no es que lo mantengamos abierto, es que no instalamos un grifo, dejamos correr el manantial. La inspiración debe ser algo constante, sostenido después del primer latido de una guitarra o de una voz.

En este último disco nos han inspirado desde novelas o cuadros de Julio Romero de Torres hasta copas de vino, amores imposibles o noches inolvidables de verano cantando salomas con los amigos. Creo que lo mejor para explicarte la traducción desde el momento que tus músculos tensan la idea hasta el momento en que la canción llega a ti va a ser ponerte un ejemplo.

Pacheco es una canción inspirada en el cuadro de Julio Romero de Torres llamado Cante Jondo. Somos unos enamorados de Andalucía y desde el primero de nuestros viajes a la ciudad de Córdoba visitamos el museo de Julio Romero de Torres por el impacto que su obra causo en nosotros. Al subir unas escaleras al segundo piso el drama del cante hondo te golpea con una belleza totalmente dolorosa. El cante hondo o cante jondo es el cante más oscuro y respetado dentro del flamenco. Es un cante pausado y hablado desde el alma que canta sobre los dolores más íntimos y puros. El cuadro ‘Cante jondo’ expresa exactamente ese dolor. En él se representan los celos, el amor, el desamor, la muerte…  No hace falta más que ver el cuadro para que te inunde y quieras sacar algo de él.

Cuando empezamos a componer la canción tomamos varias pautas iniciales. Una de ellas fue que la canción no podía ser una canción de ‘cante hondo’. Sentimos un respeto inmenso por este estilo de canción y no nos sentíamos preparados. Y la otra fue que queríamos una canción con mucho simbolismo. Este simbolismo lo aplicamos en la letra y en el trabajo instrumental.

A partir de aquí todo empezó a fluir. Empezamos a meter nuestros motivos personales: el ruido, el sonido grave que crece hasta el primer estribillo, el sonido de cuerdas desafinadas del estribillo… Todo en torno al universo lúgubre del cuadro y a su profundo drama empezó a surgir de una manera bastante rápida. Las melodías y armonías parecían sencillas con semejante obra en mente.

La letra se escribió desde las personalidades de dos de los personajes del cuadro: el celoso y la mujer asesinada. El espíritu de la pobre mujer pide a Pacheco (figura de psicopompo en este cuadro y mascota de Julio Romero que retrató en multitud de sus cuadros) que cuide de sus hijos y la lleve rápido al cielo para poder verlos otra vez. Mientras tanto al celoso le lleva la locura y se pregunta si realmente su corazón es tan cruel. Responde a su pregunta con la última frase del estribillo, ‘somos uno con el galgo’. Él, después de asesinarla, también había muerto.

El estilo guitarrístico de esta canción se desarrolló con la idea de que los patrones rítmicos y la elección de los acordes estuvieran influenciados por el flamenco. El bajo en cambio está inspirado en el post punk. Este estilo tan movido nos pareció muy adecuado para el universo oscuro de la canción.

Otros elementos para destacar es que después del segundo estribillo hacemos una alusión a la Mezquita-Catedral de Córdoba mediante instrumentos árabes que suenan de fondo para decorar un poco más la escena.

Todo esto lo realizamos en una misma habitación intercalándonos tareas. A veces uno compone melodías mientras el otro ayuda con las armonías o los ritmos. Otras uno escribe las letras mientras el otro mezcla la canción. Y otras veces, cuando trabajamos de manera intensiva, nos intercambiamos los momentos de descanso para poder estar lúcidos, el método de la cuchara de Dalí sigue funcionando 😊.

Esperamos que con esto hayas podido hacer tus cábalas sobre como desarrollamos nuestras ideas. Iremos entrando en detalle más adelante, pero no podemos extendernos 20 páginas.

Un gran abrazo,

J&A

 

error: Copyright ©AmaiaUgarte